Maldito carnet de conducir! - 1ª Parte

Ya es hora de que me saque el carnet de conducir... por lo menos el teórico, que es para lo único que me da el dinero que me queda ahora mismo. Eso si apruebo a la primera o a la segunda oportunidad, claro. Si es que con lo caro que está... ya les valen! Así que éstos días estaré estudiando para el maldito. Espero que me vaya bien y no tenga muchos problemas, porque me agobio bastante y no sé como llevarlo. Los profesores te dicen que eres capaz claro, pero mientras les estás pagando dinero ¬¬ y es que me da rabia que nos tengamos que dejar tanto dinero en ésto, pero bueno, así funciona ésta gente cuando tienen el poder. ¿Algunos consejos para aprobar?

Espero traeros buenas noticias dentro de poco.

Ebichu

Oruchuban Ebichu dirigido al público adulto, debido a su explícita violencia, lenguaje ofensivo, y escenas con alto contenido sexual. El programa está hecho con un estilo de arte muy simple, y su contenido sexual está dirigido más hacia el género de comedia, que a un género fetichista como el fanservice.

Ebichu es un hámster parlante (un hámster hembra para ser más precisos). Es un animalito muy hiperactivo y lleno de energía, que trabaja como ama de casa. Ebichu es muy devota a su muy indiferente dueña, la cual trabaja como recepcionista en una oficina (Office Lady); su dueña tiende a abusar de Ebichu en lo que ella necesite, y a veces termina por darle varios golpes dejando a Ebichu en un completo baño de sangre, debido a que Ebichu tiende a avergonzar a su dueña contando cosas muy personales de ella; la verdad es que Ebichu no sabe mentir y sobre actúa cuando esta en público. La dueña de Ebichu, tiene un novio, al que Ebichu llama comúnmente como kaishounachi (que significa inútil); un mujeriego, borracho, desvergonzado y mentiroso sujeto, el cual anda engañando a la dueña de Ebichu. Durante la historia, aparecerán más personajes extremadamente raros, que darán un toque de comedia a esta historia.


Personajes

Ebichu es un hámster hembra muy hiperactivo que se encarga de cuidar la casa de su ama. Frecuentemente es golpeado por su ama, ya que tiene la mala costumbre de contar cosas privadas de su dueña. Se convierte en Ebichuman, un héroe de índole sexual.

La dueña de Ebichu es una oficinista, indiferente, que sólo quiere conseguir un hombre, y que está acomplejada a más no poder. No tiene reparo en maltratar a su mascota, dejándola sangrando casi siempre, y explotándola, al punto que es la hámster la que hace todos los quehaceres, mientras ella ve la tele o tiene relaciones sexuales. Está enamorada de un chico al que Ebichu llama Kaishounachi (inútil). Suele abusar de Ebichu y golpearla hasta dejarla en un baño de sangre.

Es el novio, al que simplemente se le llama Kaishounachi, es un hombre ocupado y en realidad sólo está con la dueña de Ebichu por sexo. No es capaz de formalizar una relación más seria, y siempre está siendo infiel a su novia con otras mujeres. Suele excusarse diciendo que tiene que levantarse temprano para no pasar la noche con el ama de Ebichu.

Maa-kun es un amigo de Kaishounachi, que está profundamente enamorado de Ebichu, al punto de pedirle a su novia vestirse como el hámster y de tener sueños con el animal. Maa-kun está obsesionado con Ebichu, este tipejo está tan piñado con Ebichu que hasta recortó una foto de su rostro y la colocó en el cuerpo de una modelo porno.

¡Cómo está el servicio! Directamente desde Japón nos llega esta serie que emula las peripecias de la sufrida Vicenta, pero con un punto de surrealismo propio del anime más demente obra de los hijos del Sol Naciente.


Aquí tenemos a un hámster doméstico, así como suena, que vive con su dueña y se encarga de hacer todas las labores propias del hogar para ayudar a su ama y a su pareja, un tipo bastante desagradable que se dedica a ponerle los cuernos un día sí y otro también, eso cuando no llega directamente borracho a casa con marcas de pintalabios por toda la ropa. Pero lo peor es cuando la pequeña rata casera se excede en sus funciones y empieza a tocarles la moral a su dueña y su novio, con nefastas consecuencias para su salud. De todos es sabida la falta de diplomacia y mano izquierda en los hámsters domésticos. Eso le lleva a hacer cosas que no están muy bien vistas socialmente. Pero pobrecilla: Ebichu sólo quiere ayudar, poniendo todo su empeño en hacer las cosas lo mejor posible para que todo esté ordenado y limpio en el hogar. Todo.


Ebichu no es más que un pobre e ingenuo animal que no sabe nada de la vida. Eso le lleva a cometer errores imperdonables cuando su ama y su novio se dedican a intimar. Ebichu aguanta estoicamente las palizas a las que le someten sus dueños, ignorantes de cuánto sufre el pobre hámster. Qué lástima, no hay derecho..

Otra cosa que acaba con la paciencia de la dueña de Ebichu es la glotonería innata de la que hace gala este pequeño e inmundo roedor. Como todos los de su especie, se come todo lo que está a su alcance, pero su obsesión alcanza cotas especialmente peligrosas cuando se trata de queso y de helados, acabando con todas las existencias en cuestión de minutos. Su ama es incapaz de refrenar sus impulsos cuando descubre los estragos que ha hecho Ebichu en la despensa y eso desata una vez más su mala leche.


Por lo general, Ebichu es una sufrida ama de casa en versión rata que tiene que soportar los malos humos que se gastan sus amos. ¿Qué opina de esto la Sociedad Protectora de Animales? Seguro que ya se habrán quejado.


Pero pese a todo, Ebichu sabe que la quieren y la aprecian, y por ello seguirá dispuesta a fregar, hacer la colada, ir de compras y todas las tareas del hogar... Qué bonita es la abnegación que profesa este animalito por sus dueños.


WikipediA y L'homme naïz

Back to Home Back to Top Plenilunio de Otoño. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.