¿Qué traerá?

La perrita Bella y la elefanta Tarra

Esta es la historia de Bella, una super cachorra de raza única que le cambió la vida y Tarra una elefante a la que también le cambió la vida… y dicha historia comienza así.

Tarra, una elefante nacida en Burma en 1974, trabajó durante dos décadas realizando espectáculos en televisión, circos, eventos, etc. En 1995 Tarra, ya cansada de la vida del espectáculo, fue la inspiración que dió lugar al Santuario para Elefantes que existe en Tenesse, EE.UU. Este Santuario es una reserva de más de 1092 hectáreas donde viven elefantes ancianos, enfermos o que han sido retirados de zoológicos y circos.

Por otro lado, vivía Bella, una Super Cachorra de raza única que fue abandonada en uno de los más recientes terrenos adquiridos por el Santuario. El encuentro entre Bella y Tarra ocurrió en el otoño del 2003. Normalmente los elefantes que llegan al Santuario, encuentran una pareja que será su compañero de vida, y por lo general esa pareja es otro elefante. Tarra no tenía un compañero constante hasta que conoció a Bella. La diferencia de especies no impidió que se relacionaran y se convirtieran en las mejores amigas: jugaban, dormían juntas, paseaban y compartían grandes aventuras.

En Abril del año 2007, Bella sufrió un accidente que lastimó su espalda y tuvo que pasar varias semanas en el hospital del Santuario. A la segunda semana de la recuperación de Bella, Tarra apareció afuera de la clínica. Los cuidadores se sorprendieron e interpretaron su conducta como un deseo de ver a su inseparable amiga.

Y vaya que la interpretaron bien. Su amistad era tan grande y profunda que a partir de ese día Tarra visitaba el hospital todos los días esperando que los cuidadores de Bella la cargaran y la llevaran hasta donde ella pudiera acariciarla con su trompa. Bella logró recuperarse y reunirse nuevamente con Tarra para continuar con sus aventuras cotidianas. La delicadeza con que Tarra trataba a Bella siempre impresionó a todos. Era capaz de rascar su barriga con su inmensa pata de elefante y no provocarle daño.

Ambas solían alejarse de vez en cuando para explorar el territorio, pero la noche del 28 de Octubre de 2011, Bella sufrió un ataque aparentemente de algún tipo de animal salvaje y Tarra, al percatarse de que Bella no volvía, comenzó a buscarla por todo el Santuario hasta encontrarla. Y la encontró… lamentablemente sin vida. La elefante impidió que el cuerpo de Bella sufriera más daños y la cargó, tomó el cuerpo de Bella con su trompa y la llevó hasta su casa (la granja donde solía vivir) para poder darle el último adiós a su eterna camarada. Tara se quedó a su lado hasta que los humanos se dieron cuenta de lo ocurrido. No cabe duda, los animales saben mucho más que nosotros sobre el amor y la amistad… Video de Bella y Tarra en sus días de juegos.  

Fuente: supercachorros

Back to Home Back to Top Plenilunio de Otoño. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger.